Artesanía: patrimonio de México

Artesanía: patrimonio de México
Todos los días en algún rincón de México, manos de artesanas y artesanos se dedican a una sola cosa: impregnar en objetos de diversos materiales la creatividad, sensibilidad e historia de sus lugares de origen.
Cartón y papel, cerámica o alfarería, cestería, escultura, laquería, madera, metalistería, pintura popular, textil y vidrio son las ramas artesanales que la Encuesta Nacional de Consumo Cultural en México 2012 (ENCCUM) tiene registradas.
Asimismo, la chaquira en Baja California Norte, ámbar y semillas en Chiapas, huaraches en Colima, máscaras de Durango, ixtle en Sonora y Zacatecas, vara en Tlaxcala son ramas que no se habían considerado en la encuesta.
El 19 de marzo se celebra el Día del Artesano, oficio considerado patrimonio cultural. Sus cimientos descansan en las tradiciones de las comunidades de artesanos, quienes otorgan a sus creaciones un valor simbólico y utilitario.
La cestería es usada en su mayoría para el trabajo en el campo, el transporte, pero también puede tener usos festivos y ceremoniales de gran valor para algunos pueblos indígenas. Tales como el pueblo seri en Sonora y los nahuas de la Huasteca Veracruzana.
Aprovechando lo que el entorno natural ofrece, el barro es alisado esculpido, bruñido. Se decora y se deja secar para terminar su proceso cociéndose en hornos, para después cautivar al turismo nacional e internacional.
La alfarería mexicana se puede encontrar en lugares como la región de San José de García, en Michoacán, donde prevalecen vasijas elaboradas con barro verde; Metepec, en el Estado de México, reconocido por su cerámica y el barro policromado, técnicas usadas en árboles de la vida y nacimientos; el municipio de San Bartolo Coyotepec, en Oaxaca, es famoso por el trabajo que realizan los pobladores con barro negro, por mencionar sólo algunos.
Los grupos que predominan en la fabricación de artesanías son jóvenes de entre 12 y 30 años. Según datos de La Encuesta Nacional de Consumo Cultural de México 2012.
En 2017 las artesanías presentaron en su conjunto una contribución de 18.6% del Producto Interno Bruto del sector de cultural.
Conocimientos milenarios
Desde 1984 existe una categoría dentro del Premio Nacional de Ciencias y Artes llamada “Arte y Tradiciones Populares” que ha galardonado a artesanos mexicanos distinguidos en el ámbito.
Los primeros en recibir este premio fueron los artesanos de Santa Clara del Cobre en Michoacán, pueblo que desde tiempos prehispánicos rendía tributo al señorío purépecha con trabajos realizados en este metal que, si bien no es considerado precioso, refleja una belleza innata en la fabricación de diversos accesorios.
De entre los galardonados, también destaca Carlomagno Pedro Martínez quién fue distinguido en 2014 por su trayectoria con el barro negro. El tema más recurrente en su trabajo es la muerte, su fuente de inspiración la toma de los carnavales que celebran el día de San Pedro en su natal Oaxaca.
El año pasado, se premió a Leonor Farlow Espinoza, que con su colaboración en el diccionario práctico de la lengua Kiliwa y su trabajo en la identificación de especies de flora y fauna utilizadas por la comunidad, ayudó a preservar y difundir las tradiciones de este pueblo ubicado en Baja California.
En cada prenda, lienzo, escultura, caja u objeto, se encuentra una parte de la vida diaria y cosmovisión del artesano y su comunidad. Y esta fecha es importante ya que se trata de difundir, apoyar y valorar este oficio.
Texto Liliana Salazar